La Escuela Corazones Para Honduras ha prosperado durante el curso de los años y se ha convertido en un oasis para los niños de bajos recursos de La Entrada. La escuela no podría haberse convertido en lo que es sin el apoyo de los donantes y voluntarios de Estados Unidos, y el liderazgo, la innovación y la orientación de Paty y los miembros hondureños. Sin embargo, aún queda mucho trabajo por hacer. Los sectores principales de la iglesia deben seguir desarrollándose y demandan apoyo para poder mantener la escuela para las futuras generaciones de La Entrada. Algunos de nuestros esfuerzos continuos incluyen:
La Escuela Corazones Para Honduras ha prosperado durante el curso de los años y se ha convertido en un oasis para los niños de bajos recursos de La Entrada. La escuela no podría haberse convertido en lo que es sin el apoyo de los donantes y voluntarios de Estados Unidos, y el liderazgo, la innovación y la orientación de Paty y los miembros hondureños. Sin embargo, aún queda mucho trabajo por hacer. Los sectores principales de la iglesia deben seguir desarrollándose y demandan apoyo para poder mantener la escuela para las futuras generaciones de La Entrada.
Algunos de nuestros esfuerzos continuos incluyen:

Mejorar la educación

En la actualidad, los profesores hondureños reciben capacitaciones profesionales exhaustivas en el viaje anual de profesores. Los profesores estadounidenses viajan a La Entrada a entrenar, colaborar y trabajar con los educadores de la escuela de Honduras, donde discuten técnicas nuevas e innovadoras para fortalecer la enseñanza. Corazones Para Honduras planea reforzar las relaciones entre el personal de la escuela y los educadores de Estados Unidos. Además de crear profesores más capacitados en las áreas tradicionales de enseñanza, Corazones Para Honduras ha comenzado a incluir música y arte para los alumnos de la escuela, además de ofrecer deportes, computación ciencias e inglés. Corazones Para Honduras seguirá creciendo y agregando programas extracurriculares y con la ayuda de los profesores en Estados Unidos. Corazones Para Honduras procura proveer un plan de estudios lo más completo posible para sus alumnos. La Escuela Corazones Para Honduras también está trabajando para proveer educación y talleres para las familias de los alumnos de la escuela. Los programas actuales incluyen salud, nutrición, valores familiares y entrenamiento financiero, como también guía espiritual. Nuestra alianza con una escuela superior local también provee talleres de lectura y escritura para los padres de los estudiantes. Y, más recientemente, más de 60 mujeres fueron convocadas para realizar un “Club de Madres” donde aprenden a preparar comidas sanas y nutritivas, a mantener la higiene personal, a establecer relaciones personales y a generar ingresos para la familia y la escuela.


Desarrollo Espiritual

En el 2012, Juan Carlos López y su esposa, Emilse, se unieron a la comunidad de Corazones Para Honduras. Esto representa una inversión en el desarrollo espiritual de los profesores, alumnos, graduados y padres de la Escuela Corazones Para Honduras. Además de los servicios de cultos religiosos, Juan Carlos y su esposa han ofrecido guía y educación cristiana para los alumnos y padres según lo indica el programa de estudios de la ACSI (Asociación Internacional de Escuelas Cristianas). Las reuniones mensuales de los graduados también están en progreso, donde las actividades sociales, los valores personales y la devoción se combinan en una velada de diversión y aprendizaje. A medida que estos programas se desarrollan, nosotros soñamos con establecer una Escuela  Domingos, un programa para los miembros de la comunidad que no asisten a los servicios de la iglesia.


Educación Superior

Dado que cada vez más alumnos de Corazones Para Honduras completan el sexto grado y continúan sus estudios en la escuela media y superior, la Fundación se compromete a aumentar el apoyo financiero y la ayuda para extender su educación. Por el momento, cuatro graduados se han inscripto en la universidad y es probable que este número crezca en el futuro debido al éxito de la escuela y la pasión de Paty y su equipo. Este empuje para seguir ayudándolos es una inversión sustancial en el futuro de los alumnos de la escuela. Se ha creado un fondo para recibir donaciones para mantener la escuela y sus graduados. La meta es obtener un millón y medio en donaciones. Sin embargo, aun aquello no es suficiente para mantener la escuela: representa menos de la mitad de lo necesario para mantener y ayudar a los alumnos y graduados. El padrinazgo seguirá siendo importante para mantener y expandir las oportunidades educacionales de los estudiantes de Corazones Para Honduras.