¿Por qué La Entrada?

Honduras es el segundo país mas pobre del Hemisferio Occidental. La pobreza tiene un significado diferente para los niños que han nacido en Honduras, porque no hay una red de ayuda, ningún sistema que los ayude. Lo común -no la excepción- es que no reciban buena atención médica, y los servicios básicos que las personas dan por sentado en Estados Unidos simplemente no son provistos o son provistos inadecuadamente. La educación pública no es gratis y por tanto el analfabetismo es incontrolable. Los niños más pobres no tienen la oportunidad de luchar para salir de su pobreza ni tienen fe de que el futuro sea mejor, ni de poder escapar de ello.

IMG_1850_preview.jpg

 

Por haber nacido en un país del primer mundo, resulta a veces difícil comprender lo que significa vivir en el tercer mundo. Con frecuencia, cuesta sentir compasión por aquellos cuyos problemas no somos capaces de comprender o que nunca hemos experimentado. Muchos han dicho que “debemos trabajar en nuestro país; que tenemos nuestros propios problemas. Nosotros enfrentamos desafíos, la pobreza y las necesidades. Hay personas en Estados Unidos que no tienen hogar, que no tienen suficiente comida, personas cuyos sistemas de educación local no son ni adecuados ni seguros. Hay personas con acceso limitado a los sistemas de servicio de salud, o que tienen necesidades especiales causadas por enfermedades o discapacidades mentales o físicas”. Sin embargo, en los Estados Unidos hay una red de ayuda muy importante que puede abastecer a la mayoría de las personas que luchan. Hay organizaciones sin fines de lucro, servicios sociales, y programas gubernamentales para aquellos que atraviesan situaciones complicadas o que han nacido en circunstancias difíciles. No todos estos recursos son perfectos, no siempre es fácil acceder a estos programas. Pero, como nación, estamos todos protegidos. Todos nosotros recibimos ayuda y seguridad para alcanzar nuestra felicidad. En Estados Unidos, ninguno de nuestros niños tiene denegado el acceso a la escuela. Para nuestro pueblo, nuestras familias y nuestros jóvenes, todo es posible. Podremos tener que luchar y que trabajar muy duro, pero en nuestro país podemos cambiar nuestras vidas y tenemos esperanzas de un futuro mejor y de mejores generaciones futuras.


Condiciones Geográficas y Sociales

map-honduras-baf4c4b581364ead13ba06d7053c3c47.jpg
1997 10 l_preview.jpg

Honduras está ubicada en América Central, entre Guatemala y Nicaragua y limita con el Golfo de Fonseca (Océano Pacifico del Norte) y el Océano del Caribe. Honduras apenas llega a tener el tamaño del estado de Tennessee y es uno de los países más pobres del Hemisferio Occidental. El país padece desempleo y analfabetismo masivo, como también actos de violencia. El tráfico de drogas y el crimen se ven alentados por la pobreza y el desempleo creciente. Aproximadamente, el 65% de los hondureños viven en condiciones de pobreza y un 84% de los adultos son analfabetos o bien no han recibido educación alguna. Aquellos que han nacido pobres tienen muy pocas oportunidades de cambiar sus vidas, o mejorar sus circunstancias sin alguna ayuda o el acceso a la educación.

Los niños de las familias más pobres son los más golpeados. Muchos niños de La Entrada sufren de malnutrición y no tienen la oportunidad de ir a la escuela. En muchos casos esto se debe a que sus padres no pueden cubrir los costos de uniformes, libros, etc. que necesita un alumno para la escuela pública. Es muy frecuente que en las comunidades más pobres los niños vendan algún objeto en la calle para ganar dinero y que su familia subsista. Los hijos más grandes cuidan de los más chicos y la familia lucha para poder cubrir las necesidades del día a día.

why-la-entrada-c746a8c2f8d89da247bcda2837769f9b_preview.jpg

La Escuela Corazones Para Honduras fue creada para ayudar a los niños que estaban en peligro en La Entrada, Honduras y ofrece un camino alternativo para las familias y la comunidad que allí vive. Además de ofrecer una educación completa y apoyo espiritual, la escuela ofrece a cada alumno una comida diaria nutritiva, vitaminas y cuidados médicos y odontológicos, junto con programas para la comunidad o las familias y ayuda particular a la familia de cada alumno. Pero menos tangible que esto es el impacto de la escuela en la comunidad total, el cambio en la forma en que la gente de La Entrada valora la educación y la fe que tienen de poder lograr una generación libre de pobreza.